Parroquia cercana al epicentro de gigantesca pesquisa policial se siente conectada con toda la Iglesia

Por Mary Frances Schjonberg
Posted Apr 24, 2013
El 19 de abril, equipos de la SWAT entran en un barrio suburbano de Watertown, Massachusetts, para registrar un apartamento en busca del sospechoso de los atentados de la maratón de Boston que aún no había sido capturado. Reuters/Jessica Rinaldi

El 19 de abril, equipos de la SWAT entran en un barrio suburbano de Watertown, Massachusetts, para registrar un apartamento en busca del sospechoso de los atentados de la maratón de Boston que aún no había sido capturado. Reuters/Jessica Rinaldi

[Episcopal News Service] Nota de la redacción: Historia actualizada a las 6:20 P.M. del 19 de abril con nuevos detalles de acerca de la búsqueda del sospechoso.

La Rda. Amy McCreath despertó en Washington, D.C. el 19 de abril, con la noticia de que su parroquia de la iglesia del Buen Pastor [The Good Shepherd] en Watertown, Massachusetts, estaba cerca del epicentro de la búsqueda sin precedentes del segundo de los dos sospechosos del atentado con explosivos de la maratón de Boston. También no tardó en enterarse de que la Iglesia Episcopal a veces es tan sólo una pequeña parroquia.

Poco después de recibir una llamada de su obispo, el Rvdmo. M. Thomas Shaw, SSJE, de la Diócesis de Massachusetts, el teléfono de McCreath siguió sonando.  Y había personas que intentaban conectarse con ella por otras vías.

“He tenido noticias de unos cuantos obispos y de parroquias de todo el país —y de amigos— y me he sentido muy conmovida y asombrada del poder de las redes sociales y de la conectividad que tenemos a través de la Iglesia Episcopal”, le dijo ella a Episcopal News Service.

“A la media hora  de despertarme esta mañana, resultaba realmente obvio que había toda esta nueve de testigos que estaba orando por nosotros —¡que regalo es eso!”, dijo McCreath en una entrevista telefónica mientras su marido, Brian, la llevaba a ella y a sus hijos de regreso a casa luego de pasar el receso de primavera en Washington, D.C.

Tan pronto como se enteró de la noticia, McCreath contó que ella, uno de los guardianes de la parroquia y otro miembro del clero que hace su práctica allí comenzaron a ponerse en contacto con los feligreses. “Todas las personas de la parroquia que llamé para saber de ellas y preguntarles cómo estaban, su primera respuesta fue [preguntar] qué puedo hacer, qué puedo hacer para ayudar”, dijo. “Comenzaron a hacer llamadas telefónicas y comenzaron a orar”.

ens_041913_amyMcCreath_spVarios miembros de la parroquia viven en East Watertown, “una familia en la [misma] calle donde estaban teniendo lugar gran parte de los sucesos” y añadió que ella había hablado brevemente con una mujer de la zona que estaba recibiendo en su casa a vecinos “que intentaban mantenerse a salvo”.

“Le hice saber que estábamos orando por ella y le pedí a varias personas que oraran por los que se encontraban en Watertown,” dijo McCreath.

Antes de llegar al Buen Pastor en 2010, McCreath fue la capellana episcopal del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés). Sean Collier, un agente de la policía del MIT, de 26 años y vecino de Somerville, resultó muerto alrededor de las 10:30 P.M. del 18 de abril durante lo que el Boston Globe llamó “una noche violenta y caótica” que precedió a la gran búsqueda del 19 de abril.

“Estoy de corazón con la comunidad del MIT. Siento enorme simpatía por los policías del MIT”, dijo McCreath. “Son de primera. Comparto el duelo con ellos por la pérdida de un magnífico colega”.

Los acontecimientos comenzaron a desarrollarse en la noche del 18 de abril luego que el FBI publicara las fotos de dos hombres, no identificados en ese momento, a los que describieron como “armados y extremadamente peligrosos”. [Las autoridades] pedían la ayuda del público para identificar a los hombres, pero añadían una advertencia cautelar.

Richard DesLauriers, agente especial del FBI a cargo del caso, dijo durante una conferencia de prensa inmediatamente después de las 5 P.M. (Hora Estándar del Este) que “nadie debía acercárseles. Ni nadie debía intentar arrestarlos, salvo los agentes de la ley”.

La policía del MIT recibió informes de un tiroteo a las 10:24 P.M. del 18 de abril, informó el Globe, y cuatro minutos después se produjo la denuncia de un robo en una tienda cercana al MIT. Los primeros informes sobre los hermanos fugitivos el 19 de abril resultaron ser incorrectos. Un minuto después de denunciado el robo, un agente de la policía del MIT fue encontrado muerto a tiros en su auto, según el Boston Globe.

Dos minutos después los hermanos prófugos se hacían sospechosos de haber secuestrado un Mercedes todoterreno (SUV), decía el Globe. El dueño del vehículo había logrado escapar, y dijo que los hermanos se habían identificado como los autores del atentado en la maratón, según varios informes de prensa.

ens_041913_dzhokharTsarnav_spLos dos hombres llevaron a los agentes de la ley a una persecución en la cual dispararon dos veces contra la policía. En uno de estos encuentros resultó herido Richard H. Donahue, de 33 años y agente de la policía de tránsito de la Autoridad de Transporte de la Bahía de Massachusetts. El Globe informó que otros 10 agentes estaban siendo atendidos en el Centro Médico de Santa Isabel [St. Elizabeth], en Brighton, luego de que resultaran lesionados por explosivos lanzados desde el auto [donde huían los fugitivos].

Durante el encuentro, Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, al parecer salió del vehículo y resulto herido. En algún momento, su hermano menor, Dzhokhar A. Tsarnaev, de 19 años, atropelló a Tamerlan mientras huía en el auto, según informes de varios medios de prensa.

Tamerlan Tsarnaev fue conducido a la sala de urgencias del Centro Médico Beth Israel Deaconess alrededor de la 1:10 A.M. con múltiples lesiones traumáticas. Los médicos le dijeron al Globe que esas lesiones incluían heridas de bala y heridas causadas por explosivos. Se le declaró fallecido a la 1:35 A.M.

Los detalles del caos de esa noche y de la cacería que le siguió se mantuvieron surgiendo y cambiando. El Boston Globe actualiza su cobertura aquí.

El Rdo. Samuel T. Lloyd III, sacerdote a cargo de la iglesia de la Trinidad de la plaza Copley [Trinity Church Copley Square], le informó a su parroquia el 19 de abril que el Rdo. Patrick C. Ward, rector asociado de la Trinidad para el culto y las comunicaciones, y quien reside en Belmont, le había informado “que gran parte del tiroteo de la noche estaba teniendo lugar a sólo unas cuadras de su casa”.

En su carta a la parroquia, Lloyd dijo que “en momentos como éste, es decisivo para nosotros que nos acordemos de quiénes somos y a quién pertenecemos”.

“En medio de las tensiones y la ansiedad del momento, seguimos siendo un pueblo amparado en el amor de Dios, confiado en que su seguridad definitiva reside en el cuidado providencial de Dios, y llamados a ser Cristo los unos para con los otros en nuestra ciudad, incluso en los momentos más difíciles”, escribió él.

A casi un millón de personas en Boston y en las comunidades aledañas de Watertown, Waltham, Newton, Belmont y Cambridge, se les pidió que se mantuvieran “guarecidas en el lugar”, dentro de sus casas y que no le abrieran las puertas a nadie, excepto a la policía con una debida identificación. Miles de agentes de policía han pasado el 19 de abril llevando a cabo una intensa búsqueda, a veces yendo de puerta en puerta, para capturar a Dzhokhar Tsarnaev.

La búsqueda también dio lugar a la súbita suspensión del tren de cercanías de la MTBA, así como de los servicios de autobuses y trenes subterráneos. También se suspendió el servicio de taxis. Los funcionarios públicos han pedido a los establecimientos comerciales de la zona que no abran.

La Associated Press informó que los hermanos sospechosos provenían de una región rusa cercana a Chechenia, la cual ha estado plagada de insurgencia islámica. Los dos habían estado viviendo juntos en la calle Norfolk, en Cambridge, a menos de cuatro kilómetros de la Escuela Episcopal de Teología [Episcopal Divinity School].

[El obispo] Shaw pidió que oraran en las primeras horas del 19 de abril mientras la policía llevaba a cabo su búsqueda.

“Dada la presente actividad de la policía que ustedes sin duda están viendo en las noticias, quiero hacerles saber que hemos estado en contacto esta mañana con nuestros capellanes del Instituto Tecnológico de Massachusetts y de Harvard, y con el clero y los guardianes de la iglesia del Buen Pastor en Watertown, y todo el mundo allí, así como en la Escuela Episcopal de Teología, está bien, hasta donde sabemos” le dijo él al clero y al liderazgo de la diócesis el 19 de abril.

“Favor de orar por todos en las comunidades afectadas, y por una solución rápida y libre de violencia para estos perturbadores sucesos. Vela, oh Señor, con aquellos que laboran o vigilan o lloran en este día”.

Las oficinas diocesanas y la oficina de la iglesia catedral de San Pablo [Cathedral Church of St. Paul] cerca del parque comunal de Boston [Boston Common] en la calle Tremont No. 138 en Boston, se mantuvieron cerradas.

Miembros del Buen Pastor y de la iglesia de La Trinidad en la plaza Copley se reunieron para orar por las víctimas de los atentados de la maratón de Boston en las primeras horas de la noche del 18 de abril. Durante su oficio de oración vespertina contemplativa en Hidden Brook, el Buen Pastor incluyó oraciones para las víctimas de los atentados y “apoyo para el resto de nosotros a fin de poder lidiar con la tragedia”.

Lo que Lloyd llamó “un número considerable de feligreses de La Trinidad” se reunió para un oficio de música y oraciones en la intersección de las calles Berkeley y Boylston, que él dijo que se ha convertido en el principal lugar de reunión en el desierto paisaje de la plaza Copley y sus alrededores. La meta de la maratón está en Boylston, a sólo unos metros del lado occidental de la iglesia de La Trinidad.

Durante el oficio, los miembros del coro nos dirigieron en el canto de “Maravillosa gracia” [Amazing Grace] y “América la bella” [America the Beautiful].  Los medios noticiosos sobrevolaron para captar la escena, dijo Lloyd.

“No puedo decirles lo bueno que fue ver las caras de nuestra comunidad de La Trinidad, la fuerza que nos brindó para apoyarnos mutuamente, la seguridad que dio de que todos estamos juntos en esto”.

El 21 de abril, el cuarto domingo de Pascua, se conoce como el Domingo del Buen Pastor, porque el evangelio del día es [el pasaje de] Juan 10:22-30, una porción de la historia en que Jesús se llama a sí mismo el buen pastor que da su vida por sus ovejas. Por tanto, es la fiesta patronal de las congregaciones que están bajo la advocación del Buen Pastor. La iglesia de Watertown había planeado un almuerzo para recién llegados el domingo, y McCreath dijo que la parroquia aún tiene planes de tener la comida.

“Pero creo que se va  convertir en un almuerzo para todos”, dijo ella. “Cualquiera de la comunidad que quisiera estar allí para ser parte de la comunidad y compartir historias y encontrar valor es bienvenido”.

—La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service.

Traducción de Vicente Echerri