Rapidísimas, Diciembre 18 de 2012

Por Onell A. Soto, obisposoto@aol.com
Posted Dec 18, 2012

La masacre

El viernes 14 un individuo de 20 años llamado Adam Lanza masacró a 20 niños y seis adultos en la escuela Sandy Hook de Newtown, una pintoresca ciudad de 27,000 habitantes en Connecticut, al norte de Nueva York. El autor de la matanza, que anteriormente había asesinado a su madre, era un individuo “brillante pero reservado” que evidentemente tenía problemas mentales y que con su madre coleccionaba armas de fuego. En el crimen utilizó dos pistolas y un rifle semi-automático. La policía llegó minutos después de la tragedia y encontró que el autor del crimen se había suicidado.

Una latina fue heroína

Victoria Soto, una bella mujer de 27 años de ascendencia puertorriqueña, que quería ser maestra desde la infancia, ha sido nombrada como la heroína de la tragedia. Ella condujo su clase a un lugar cerrado y se mantuvo en la puerta para proteger a sus alumnos. Las balas truncaron su vida pero salvó a un grupo de niños. Vicky, como le llamaban sus amigos, “es ejemplo de valor y acción, y amor por sus alumnos”, dijeron vecinos del lugar. Los niños muertos, la mayoría eran niñas, tenían entre 5 y 6 años de edad. En la masacre también perecieron otras cinco personas incluyendo a Dawn Hochsprung, directora de la escuela.

Lo que dijo el Presidente Obama

El presidente Barack Obama, dijo en una vigilia interconfesional que “tenemos que cambiar” para evitar tragedias similares. Añadió que Estados Unidos tiene la obligación de cuidar de sus niños, y “si no podemos hacerlo bien, no podemos hacer nada bien”, ¿cómo podemos decir, como país, que estamos cumpliendo nuestras obligaciones?”.

Recordó que, desde que ocupa la presidencia, ha asistido a cuatro vigilias como resultado de muertes por armas de fuego en las que ha habido niños. Añadió que aunque hay violencia en Estados Unidos por causas muy complejas espera “poner toda la fuerza” de su cargo para encontrar una solución. Insistió en que “no podemos aceptar como rutinarios acontecimientos como éste”. El presidente sugirió que todos los padres de la nación debían “abrazar a sus hijos y decirles cuanto los queremos”.

En el acto celebrado en un auditorio participaron ministros de las principales confesiones religiosas de la ciudad. La rectora de la Iglesia Episcopal de la Santísima Trinidad, Kathleen Adams-Shepherd, visiblemente emocionada, se limitó a leer el Salmo 23.

El control de armas

La tragedia de Newtown ha puesto sobre el tapete la necesidad de legislación adecuada para el control de armas de fuego, muchos sostienen que la posesión de armas está garantizada en la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos. Normalmente dicen que las armas “no matan, sino las personas”. Por otra parte, los que se oponen dicen que el fácil acceso a la compra de armas facilita su uso con fines criminales. Se cree que en las próximas semanas el congreso pondrá en su agenda este complicado asunto. Según una encuesta de Gallup el 47% de los habitantes reconoce que tiene al menos un arma en su casa. Según otra encuesta publicada después de la masacre, el 54% de los estadounidenses está a favor de que haya controles más estrictos para poder comprar un arma. Los cristianos normalmente están a favor de que se restrinja la venta y posesión de armas.

Mensajes

La prensa ha publicado gran número de mensajes de varias partes del mundo solidarizándose con el sufrimiento de la comunidad de Newtown. He aquí algunos ejemplos:

Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, dijo “Es un hecho especialmente doloroso y triste por tratarse de la vida de niños”. La canciller alemana, Angela Merkel, ofreció sus oraciones y expresó su “conmoción” y “profunda tristeza”. Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, dijo “quiero enviarle nuestra solidaridad al pueblo americano por esa terrible matanza”. Un exilado cubano en Madrid, Sidney Orret, dijo: “Aunque sabemos que esta Navidad está entristecida por la tragedia de Newtown, que hemos sentido como propia, recordamos que Jesús es vida y es luz, y las tinieblas del mal no prevalecerán”.

Oración por los que sufren

Dios de toda misericordia, cuya sabiduría sobrepasa nuestro entendimiento, atiende con benignidad a todos los que sufren la tragedia de Newtown en su pesar. Abrázales con tu amor para que no se sientan abrumados con su pérdida, sino que tengan confianza en tu bondad y hagan frente con valor a los días por venir; por Jesucristo nuestro Señor. Amén. Libro de Oración Común, p. 394