El Consejo Ejecutivo comienza a edificar la infraestructura para nuevas iniciativas

Por Mary Frances Schjonberg
Posted Mar 2, 2016
La Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, en el momento de la fracción del pan durante la eucaristía del Consejo Ejecutivo el 28 de febrero en el Centro de Capacitación y Conferencias de American Airlines en Fort Worth, Texas. El Rdo. Brandon Mauai, diácono de Dakota del Norte y ex miembro del Consejo, ayuda en el oficio. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

La Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, en el momento de la fracción del pan durante la eucaristía del Consejo Ejecutivo el 28 de febrero en el Centro de Capacitación y Conferencias de American Airlines en Fort Worth, Texas. El Rdo. Brandon Mauai, diácono de Dakota del Norte y ex miembro del Consejo, ayuda en el oficio. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Fort Worth, Texas] El Consejo Ejecutivo quedó impuesto, en su reunión del 26 al 28 de febrero, que la forma, el alcance y la estructura de la promesa de la Iglesia Episcopal de abordar el racismo y la práctica de la reconciliación y de convertirse en una Iglesia de evangelizadores ha comenzado a materializarse. Y el Consejo ya ha puesto en su sitio algunas piezas de esa importante obra.

Al hacer esto, el Consejo comenzó por implementar el llamado a la acción que resonó en la Convención General el verano pasado. Durante la reunión, los miembros del Consejo “se concentraron fundamentalmente en complementar la manera en que nosotros como comunidad denominacional emprenderemos la obra de la evangelización y la reconciliación racial”, dijo el obispo primado Michael Curry durante una conferencia de prensa luego de terminada la reunión, añadiendo que el Consejo abrazó jubilosamente esa tarea.

En julio pasado, la Convención General adoptó el presupuesto trienal 2016-2018 que incluía $3 millones para comenzar nuevas congregaciones con énfasis en ayudar a las poblaciones, entre ellas a las comunidades hispanas; $2,8 millones para la obra de evangelización y una nueva e importante iniciativa de $2 millones para la justicia y reconciliación raciales.

“La Iglesia Episcopal, reunida en una comunidad de gobierno, fue llevada a considerar y a abrazar una forma diferente de vocación en la vida de la Iglesia Episcopal, y eso es lo que estamos haciendo”, dijo la Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Consejo, refiriéndose a las decisiones de la Convención General durante sus palabras de clausura. Ahora el Consejo está “trabajando arduamente para ofrecerle una infraestructura” a la decisión de la Convención de que la Iglesia Episcopal tiene “una vocación a la evangelización, la reconciliación y la plantación de iglesias”.

El Consejo, dijo ella, está contemplando “la manera en que viviremos como Iglesia esta nueva manifestación de una vocación corporativa”.

Resultó claro durante el curso de la reunión que si bien los empeños en pro de la justicia y la reconciliación raciales y la evangelización podrían constituir renglones separados en el presupuesto trienal, están todos estrechamente unidos cuando se trata de llegar a un “mundo que clama por las buenas nuevas de un Dios que se dedica a amar y bendecir y restaurar a las personas y los sistemas quebrantados del mundo”, como la Rda. Canóniga Stephanie Spellers lo describió en su sermón del 28 de febrero durante la eucaristía del Consejo.

Spellers, canóniga del Obispo Primado para la evangelización y la reconciliación racial, bosquejó los planes emergentes que incluyen una “cumbre de la evangelización”, que sería el primer paso en la creación de una red de evangelizadores a través de la Iglesia. Se han planeado iniciativas en evangelización digital, entre ellas el hallar “modos de crear vínculos significativos con personas en la Internet y ser receptivos a sus profundos anhelos e interrogantes” y el adiestrar a los episcopales a utilizar las redes sociales para la evangelización. Los planes contemplan una experimentación con resurgimientos episcopales que, en parte, “adiestrarían a equipos locales para practicar la evangelización relacional y la atenta escucha con sus vecinos, compañeros de escuela, amigos y compañeros de trabajo”, dijo ella.

Antes de volver a sesionar después del almuerzo del 28 de febrero, los miembros del Consejo Ejecutivo grabaron un vídeo de la felicitación de cumpleaños de Victoria Logue, miembro del Consejo y esposa del Rdo. Frank Logue. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS

Antes de volver a sesionar después del almuerzo del 28 de febrero, los miembros del Consejo Ejecutivo grabaron un vídeo de la felicitación de cumpleaños de Victoria Logue, miembro del Consejo y esposa del Rdo. Frank Logue. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS

El Consejo también quedó impuesto de que Curry, Jennings, los vicepresidentes de la Cámara de Obispos y de la Cámara de Diputados, varios miembros del personal y otros líderes de la Iglesia, se habían reunido anteriormente este mes para comenzar a crear un plan para la reconciliación racial que se arraigará en escuchar. “Toda una Iglesia dedicada a decir la verdad y a compartir historias, escuchando a diversos vecinos y participando en la transformación mutua” es como lo describió Spellers.

Y el Consejo ayudó a poner en marcha planes para expandir los empeños de la Iglesia en la plantación de iglesias y el desarrollo de nuevos medios de edificar y formar comunidades de fe.

El Consejo aprobó un presupuesto para 2016 que incluyó asignaciones para muchas de las nuevas iniciativas. Ese presupuesto debe aparecer pronto aquí.

“Abarcamos una sorprendente cantidad de terreno y quedamos informados [de la existencia] de la amplia variedad de ministerios que tenemos ante nosotros”, dijo la Rda. Susan Snook, presidenta del comité sobre misión y ministerio locales, durante su informe al pleno el 28 de febrero. “Es un buen momento de ser episcopal y es un buen momento para ser parte del Movimiento de Jesús”.

Episcopal News Service se propone una cobertura adicional de los detalles que surjan de estos empeños en los próximos días.

En otras decisiones, el Consejo:

  • Eligió a sus representantes ante la Iglesia Evangélica Luterana en América (IELA) y ante la Iglesia Anglicana del Canadá. Steven Nishibayashi de la Diócesis de Los Ángeles será el representante del Consejo ante el Consejo de la Iglesia de la IELA. Noreen Duncan, de la Diócesis de Nueva Jersey, representará al Consejo ante el Consejo del Sínodo General de la Iglesia [Anglicana] del Canadá. En la actualidad, el Rdo. Stephen Herr, pastor de la iglesia evangélica luterana de Cristo [Christ Evangelical Lutheran Church] en Gettysburg, Pensilvania, es el enlace de la IELA ante el Consejo Ejecutivo, y el Muy Rdo. Peter Wall, deán de la iglesia catedral de Cristo [Christ’s Church Cathedral] en Hamilton, Ontario, representa a la Iglesia Anglicana del Canadá.
  • Miembros del Consejo Ejecutivo (en el sentido de las manecillas del reloj desde el centro detrás), el obispo primado Michael B. Curry, Julia Harris Ayala, Thomas Alexander, George Wing y el director ejecutivo de la Convención General, Rdo. Canónigo Michael Barlowe usan sus aparatos electrónicos para encontrar y cantar un himno durante la eucaristía al comienzo de la sesión plenaria del 28 de febrero. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

    Miembros del Consejo Ejecutivo (en el sentido de las manecillas del reloj desde el centro detrás), el obispo primado Michael B. Curry, Julia Harris Ayala, Thomas Alexander, George Wing y el director ejecutivo de la Convención General, Rdo. Canónigo Michael Barlowe usan sus aparatos electrónicos para encontrar y cantar un himno durante la eucaristía al comienzo de la sesión plenaria del 28 de febrero. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

    Convino en una propuesta de la Diócesis de Texas —que se presentó a través del Comité Permanente Conjunto de Planificación y Disposiciones de la Iglesia— de intentar recaudar $100.000 para pagar por un mayor espacio para la celebración de un oficio eucarístico especial durante la reunión de la Convención General en Austin, Texas, en 2018. El presupuesto denominacional ya ofrece un espacio de culto de 3.000 asientos expandible a 5.000 en el Centro de Convenciones de Austin. Sin embargo, al Consejo le dijeron que la diócesis percibe una mayor oportunidad de evangelización si celebra la eucaristía en el Centro Palmer, aproximadamente a una milla de distancia. Jennings, miembro del comité de planificación y disposiciones, dijo que la diócesis espera que entre 5.000 y 6.000 miembros de la diócesis asistan a la eucaristía. Ese número se sumaría al gran número de asistentes a la Convención que normalmente participa de la eucaristía diaria. “Resultaba muy claro que el presupuesto no podría estirarse para darle cabida a esto y las personas de esa diócesis están dispuestas a buscar los fondos para pagar por eso”, dijo ella. El Rdo. Stan Runnels, miembro del Consejo de la Diócesis de Misurí Occidental, fue el único que votó en contra de la autorización. Él le dijo al Consejo, antes de la votación a viva voz, que convenir en recaudar este dinero era “echarle gasolina al fuego” que arde en algunas partes de la Iglesia respecto a si la Convención General debe reunirse en una diócesis que no pague la totalidad de su solicitud al presupuesto denominacional. La Iglesia Episcopal le pide actualmente a las diócesis que contribuyan al presupuesto denominacional con el 18 por ciento de sus ingresos anuales. Esto se reducirá a 16,5 por ciento para el presupuesto de 2017 y al 15 por ciento en 2018. La contribución [diocesana] de cada año en el presupuesto trienal se basa en el ingreso de la diócesis de dos años antes, menos $150.000. Jennings le dijo al Consejo que la Diócesis de Texas contribuye actualmente con un 13,3 por ciento de sus ingresos. En 2013, había prometido contribuir con el 6,7 por ciento ($463,959 de $7.094.500 su ingreso elegible entonces). La fecha tope para reservar el Centro Palmer es el 25 de marzo, según la resolución aprobada por el Consejo, y los compromisos firmados exigen que el monto total debe recibirse antes de firmar el contrato.

Un resumen de las resoluciones aprobadas por el Consejo durante la reunión se encuentra aquí.

La cobertura previa hecha por ENS de la reunión de Fort Worth puede verse aquí.

El Consejo se vuelve a reunir del 8 al 10 de junio en el Hotel y Centro de Conferencias Oak Ridge en Chaska, Minnesota, al suroeste de Minneapolis.

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, según el Canon I.4 (1). El Consejo está compuesto de 38 miembros, 20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son elegidos por la Convención General, y 18 por los nueve sínodos provinciales (un clérigo y un laico cada uno) por períodos de seis años, más el Obispo Primado y el Presidente de la Cámara de Diputados [que son miembros ex oficio]. Además, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, el Secretario, el Director de Operaciones, el Tesorero y el Director de Finanzas tienen asiento y voz, pero no voto. Canon I.4(1).

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.


Tags