Michael Curry, Obispo de Carolina del Norte, electo 27º. obispo primado

Por Mary Frances Schjonberg
Posted Jun 28, 2015
El obispo primado electo Michael Curry, obispo de la diócesis de Carolina del Norte, habla ante una abarrotada Cámara de Diputados después que éstos confirmaran su elección como 27º. obispo presidente y primado de la Iglesia Episcopal. La familia de Curry y otras personas se unieron a él en el estrado. Foto de Cynthia L. Black para ENS.

El obispo primado electo Michael Curry, obispo de la diócesis de Carolina del Norte, habla ante una abarrotada Cámara de Diputados después que éstos confirmaran su elección como 27º. obispo presidente y primado de la Iglesia Episcopal. La familia de Curry y otras personas se unieron a él en el estrado. Foto de Cynthia L. Black para ENS.

[Episcopal News Service – Salt Lake City, Utah] La Convención General de la Iglesia Episcopal hizo historia el 27 de junio cuando eligió al obispo Michael Curry, de la Diócesis de Carolina del Norte, para que fuera su 27º. obispo primado[*].

Curry, de 62 años, fue electo por la Cámara de Obispos de una boleta de cuatro nominados, en la primera votación. Recibió 121 votos de un total de 174 emitidos. El obispo Dabney Smith, de la Diócesis del Sudeste de la Florida, recibió 21; el obispo Thomas Breidenthal, de Ohio Sur, 19 y el obispo Ian Douglas, de la Diócesis de Connecticut, 13. Para resultar electo sólo se necesitaban 89 votos.

La elección de Curry fue confirmada una hora después por la Cámara de Diputados, tal como prescriben los Cánones, por una votación de 800 a favor y 12 en contra.

Él ejercerá su cargo por un período de nueve años que oficialmente comienza el 1 de noviembre. En esa fecha, Curry sucederá a la actual obispa primada Katharine Jefferts Schori y se convertirá en la primera persona de color en llegar a ese puesto.

Una celebración litúrgica que marque el comienzo del ministerio de Curry como obispo presidente y primado se celebrará el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, en la Catedral Nacional de Washington.

La Cámara de Diputados, que estaba llena de visitantes y obispos que esperaban a Curry, irrumpió en un aplauso sostenido cuando Jefferts Schori y Curry entraron aproximadamente a las 2:30 P.M. Su entrada se produjo unos 30 minutos después de que la Cámara de Diputados confirmara su elección. Los diputados se subieron a sus asientos, sosteniendo en alto sus teléfonos, tabletas y cámaras para captar el momento histórico.

“Oh, Dios les ama” dijo Curry cuando llegó al micrófono en el estrado. “Sé que no han almorzado, así que no habrá sermones ahora”.

Los diputados trabajaron más allá de su receso programado de la 1 P.M. para votar en la elección de Curry y oírle hablar.

“Es en verdad una bendición y un privilegio servir a nuestra Iglesia y servir a nuestro Señor de esta manera”, dijo. “Aprecio esta Iglesia, esta cámara, la Cámara de Obispos, a todos nosotros. Somos hijos de Dios”.

Curry dijo que la Iglesia Episcopal es “la Iglesia donde aprendí acerca de Jesús”.

“Esta es una Iglesia buena y maravillosa y somos una gente buena y maravillosa y le doy gracias a Dios por ser uno de los bautizados entre ustedes”, afirmó Curry y añadió “mi corazón está realmente pleno”.

“Hemos llegado a una sociedad donde se nos presentan desafíos y donde hay crisis en torno nuestro. Y la Iglesia tiene que hacerle frente a desafíos’, dijo. Tenemos un Dios y hay realmente un Jesús, y somos parte del movimiento de Jesús. Nada puede detener el movimiento del amor de Dios en este mundo”.

Al tiempo que Curry abandonaba el estrado, las personas en la Cámara cantaban la Doxología.

Curry ha sido el 11º. Obispo diocesano de Carolina del Norte desde que fue ordenado y consagrado el 17 de junio de 2000. Antes fue rector de la iglesia episcopal de Santiago Apóstol [St. James’] en Baltimore, Maryland, cuando fue electo a la sede el 11 de febrero de 2000. Él es también el actual presidente de la Junta Directiva de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo.

Esta es la segunda vez seguida que la Convención General hace historia con su elección de un obispo primado. En 2006, Jefferts Schori se convirtió en la primera mujer en ser electa obispa primada de la Iglesia Episcopal. Ella también fue la primera mujer entre los primados, o líderes ordenados, de las 38 provincias de la Comunión Anglicana, una distinción que aún mantiene.

Haciéndose eco de un antiguo cántico espiritual, curry dijo durante una entrevista videografiada después de que se anunciara su nominación el 1 de mayo que “nuestra mano debe estar en el arado del Evangelio”.

“Somos seguidores de Jesús —de Jesús de Nazaret— y la verdad es que tenemos un mensaje que proclamar, una vida que vivir y algo que compartir y ofrecerle al mundo” dijo. “Hay muchísimo sufrimiento en el mundo. Hay muchísima aflicción. Hay muchísimas pesadillas. Somos un pueblo que cree que Dios tiene un sueño y una visión para este mundo y que Jesús nos ha mostrado cómo seguirle en esa dirección y cómo ayudar a este mundo a vivir en el sueño y la visión que Dios tiene para nosotros ahora.

“Nuestra labor consiste realmente en nuestra participación en el movimiento de Jesús, que busca realizar el sueño de Dios y busca cumplir la misión de Dios en este mundo”, dijo Curry.

La Iglesia debe ayudar a formar discípulos que vivirán como Jesús, afirmó Curry. Tal formación debe convertirse en una prioridad, de manera que la Iglesia no esté tan sólo creando miembros, sino discípulos de Jesús “que realmente vivan y se esfuercen por vivir las enseñanzas de Jesús en sus vidas, y en marcar diferencias tangibles” en el mundo. Si tal formación denominacional se combina con los compromisos individuales de los episcopales de imitar a Jesús “transformaríamos este mundo”, dijo Curry.

“Después de la formación, está la evangelización, y sé que a veces hay personas que le temen a esa palabra, pero no estoy hablando de evangelización a la manera que lo hace otra gente”, subrayó. “Estoy hablando del tipo de evangelización que tiene tanto de escuchar como de compartir”. Estar presente con otra persona y escuchar a esa persona es una “posibilidad transformadora” de invitación y acogida.

Los episcopales deben también estar dispuestos a “testificar en la esfera social, a testificar en la esfera pública, mediante el servicio personal que ayuda a alguien sobre la marcha… profetizando la liberación… [y] siendo una voz para los que no tienen voz”, enfatizó él.

Para hacer esto, los episcopales deben asociarse con los anglicanos de todo el mundo y con personas de otras tradiciones de fe, según Curry.

Y “debemos crear estructuras organizacionales que sirvan a la misión, que ayuden a la institución y a la Iglesia a convertirse en recipientes del movimiento de Jesús”, concluyó.

El proceso de la elección

El Comité de Nominación Conjunto para la Elección del Obispo Primado presentó formalmente los nombres de los cuatro obispos a la Convención General durante una sesión conjunta el 26 de junio, el día antes de la elección. No hubo nominados adicionales desde el pleno durante esa sesión.

Cualquiera que intentara hacer tal nominación tenía hasta el 12 de mayo para informar de esa intención al comité de nominaciones, de manera que esos nominados adicionales pudieran someterse al mismo proceso de verificación de antecedentes que el comité llevó a cabo para todos sus nominados. El comité anunció el 12 de mayo que ningún otro obispo había sido nominado.

Los cuatro nominados hablaron a los participantes de la Convención durante una sesión de tres horas el 24 de junio, la tarde anterior a que la Convención General comenzara a sesionar formalmente.

Los obispos se reunieron en la eucaristía de la Convención a las 9:30 A.M. del 27 de junio en el Centro de Convenciones Salt Palace. Luego de eso, los obispos con asiento, voz y voto se trasladaron hasta la catedral de San Marcos [St. Mark’s Cathedral], donde tuvo lugar la sesión de la elección a puertas cerradas y en el contexto de oración y reflexión.

Luego que Curry fuera electo, pero antes de que su nombre se anunciara, Jefferts Schori envió una delegación a la Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, para informarle del resultado. Jennings remitió el nombre de Curry al comité legislativo sobre la Confirmación del obispo Primado de la Cámara de Diputados sin dar la noticia [de la elección] al pleno de la Cámara. El comité legislativo estaba encargado de recomendarle a la Cámara de Diputados si confirmaba o no la elección. Los diputados oyeron la recomendación a la 1:48 P.M. hora local y comenzaron a debatir la solicitud de confirmación.

La Cámara de obispos permaneció en sesión en la catedral hasta que una delegación de diputados, nombrada por Jennings, le notificara a la Cámara de Obispos de la decisión que habían tomado. No se permitió ninguna comunicación de la Cámara de Obispos durante la elección y hasta que se recibiera la confirmación.

Poco después de recibir el anuncio de la confirmación de su elección, Curry acudió a la Cámara de Diputados.

Curry, el obispo primado electo, predicará en la eucaristía de clausura de la Convención el 3 de julio, y Jefferts Schori presidirá.

Los papeles del Obispo Primado

El Obispo Presidente y Primado es el pastor principal de la Iglesia, encabeza el Consejo Ejecutivo y es también presidente de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS). La descripción canónica de la elección y período de servicio del Obispo Primado puede encontrarse en el Título I Sección 2 de los Cánones de la Iglesia.

(La Domestic and Foreign Missionary Society (DFMS) es el nombre legal y canónico con el cual la Iglesia Episcopal está incorporada, funciona empresarialmente y lleva a cabo la misión).

La elección de Curry se produce cerca del comienzo de una reunión de la Convención General que está considerando varias propuestas para cambiar aspectos del gobierno y la administración de la estructura denominacional de la Iglesia, de ahí [la importancia] de los papeles y responsabilidades del Obispo Primado.

Según el Título I Sección 2 [de los Cánones] en su forma actual, el Obispo Primado “tiene a su cargo la responsabilidad del liderazgo para iniciar y desarrollar la política y estrategia en la Iglesia y de hablar en nombre de la Iglesia en lo tocante a políticas, estrategias y programas autorizados por la Convención General”.

El Obispo Primado también “habla la palabra de Dios a la Iglesia y al mundo como el representante de esta Iglesia y de su episcopado en su carácter corporativo”, representa a la Iglesia Episcopal ante la Comunión Anglicana, sirve como el principal consagrante de obispos y preside la Cámara de Obispos. Él o ella desempeña un papel importante en la disciplina y cambio del estatus de los obispos.

Asimismo, el Obispo Primado ejerce un importante papel en el gobierno de la Iglesia al hacer nombramientos a varios organismos gobernantes, tomando decisiones con el presidente de la Cámara de Diputados, sirviendo como miembro [ex officio] de todos los comités y comisiones denominacionales y presidiendo todas las juntas de gobierno importantes de la Iglesia. Él o ella es el director[a] Ejecutivo/a del Consejo Ejecutivo, que lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, conforme al Canon I.4 (1)(a). Por tanto, el Obispo Primado es responsable del personal y las operaciones del Centro [denominacional] de la Iglesia Episcopal, con excepción de la oficina ejecutiva de la Convención General.

En su “Llamado al discernimiento y perfil”, el comité de nominaciones conjunto dijo que el 27º. Obispo primado deberá “sentirse a gusto en medio de la ambigüedad y será capaz de dirigir a la Iglesia en el espacio fértil y temporal que media entre el ‘ahora’ y ‘lo que está por venir’”. La persona que la Iglesia elija deberá sentirse “muy a gusto” en la diversidad de una ‘Iglesia multinacional, multilingüe, multicultural, multiétnica y multigeneracional”. Y debido a que “nuestra forma de gobierno tiene muchos componentes y complejidades”, el 27º. obispo primado deberá poseer “las competencias y el saber necesarios para dirigir sistemas complejos y democráticos a través de una época de importantes cambios”.

Históricamente, a partir de la primacía de William White en la primera sesión de la Convención General en 1789, el cargo de Obispo Primado era cubierto automáticamente por el obispo de mayor antigüedad de la Cámara de Obispos, antigüedad que se medía por la fecha de su consagración. Ese proceso cambió en 1925 cuando la Iglesia eligió al Rvdmo. Gardner Murray como el 16º. obispo primado.

Historial del ministerio del obispo primado electo

Nacido en Chicago, Illinois, el 13 de marzo de 1953, Curry asistió a escuelas públicas en Búfalo, Nueva York, y obtuvo un licenciatura en humanidades en 1975 de Hobart and William Smith Colleges, en Geneva, Nueva York, y una maestría en teología en 1978 de la Escuela de Teología de Berkeley en Yale. También estudió en el Colegio de Predicadores, el Seminario Teológico de Princeton, la Universidad de Wake Forest, el Instituto Ecuménico del Seminario de Santa María y el Instituto de Estudio Cristianojudíos.

Fue ordenado al diaconado en junio de 1978 en la catedral de San Pablo, en Búfalo, Nueva York, y al presbiterado en diciembre de 1978, en la iglesia de San Esteban [St. Stephen’s] Winston-Salem, Carolina del Norte, donde fue rector de 1979 a 1982. Luego aceptó un llamado a servir como rector de la iglesia de San Simón Cireneo [St. Simon of Cyrene], en Lincoln Heights, Ohio, donde estuvo de 1982 a 1988. En este último año, se convirtió en rector de Santiago Apóstol [St. James’] en Maryland, congregación que atendió hasta que fue elegido obispo.

En sus tres ministerios parroquiales, Curry fue activo en la fundación de campamentos de verano ecuménicos para los niños, en la creación de redes para proporcionarles a las familias atención infantil y de centros docentes, así como de la inversión de millones de dólares en barrios urbanos deprimidos. Él también tuvo asiento en la comisión de ministerio de cada una de las tres diócesis en las cuales prestó servicios.

Durante su tiempo como obispo de Carolina del Norte, Curry instituyó una red de canónicos, diáconos y profesionales del ministerio de los jóvenes dedicados a apoyar el ministerio que ya tenía lugar en congregaciones locales y reorientó la diócesis en la dedicación de la Iglesia Episcopal a los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas mediante una campaña de $400.000 para comprar mosquiteros contra el paludismo que salvaron a miles de vidas.

A través de su ministerio, Curry también ha sido activo en asuntos de justicia social, pronunciándose sobre política migratoria y a favor de la igualdad matrimonial.

Él pertenece a las juntas directivas de un gran número de organizaciones y tiene un ministerio nacional de predicación y enseñanza. Ha participado en ‘La hora protestante’ [The Protestant Hour] y en ‘el estado de las cosas’ [The State of Things], así como en The Huffington Post. Además, Curry es un frecuente orador en conferencias por todo el país. Ha recibido diplomas honorarios de Sewanee, el Seminario Teológico de Virginia, Yale, y más recientemente de la Escuela Episcopal de Teología. Ha servido en el Equipo de Trabajo para Reinventar la Iglesia Episcopal y hace poco fue nombrado presidente de la junta directiva de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo.

Su libro de sermones, Crazy Christians, se publicó en agosto de 2013.

Curry y su esposa, Sharon, tienen dos hijas adultas, Rachel y Elizabeth.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

[*] Como ha venido siendo usual en muchas publicaciones en español de la Iglesia Episcopal a lo largo de los años, nos referimos al ‘Presiding Bishop’ como ‘Obispo Primado’, que es uno de sus títulos. (N. del T.).


Tags