Equipo de trabajo recomienda un lenguaje neutro en el canon que regula el matrimonio

Por Mary Frances Schjonberg
Posted Feb 11, 2015

[Episcopal News Service] El Grupo de Trabajo A050 para el Estudio del Matrimonio recomienda que la Convención General de 2015 autorice al clero de la Iglesia Episcopal a oficiar matrimonios entre personas del mismo sexo.

El equipo de trabajo propone el cambio en su informe del Libro Azul que acaba de darse a conocer mediante una resolución (la número A036) que revisaría el Canon I.18 titulado “De la solemnización del Santo Matrimonio” (la página 58 de los Cánones de la Iglesia Episcopal puede verse aquí).

La revisión altera, entre muchas correcciones, el lenguaje del I.18.2(b) que requiere que las parejas “entiendan que el Sagrado Matrimonio es la unión física y espiritual de un hombre y una mujer”. Eliminar eso y otra forma específica de lenguaje de género del canon, dice el informe, responde al mandato de la resolución que faculta al grupo a “abordar la necesidad pastoral de los sacerdotes de oficiar en un matrimonio civil de una pareja del mismo sexo en estados que lo autoricen”.

La sección 3 del Canon 18 sería reescrita para, en parte, eliminar el requisito de que la pareja firme una declaración en la que declare “solemnemente que consideramos que el matrimonio es una unión de por vida de esposo y esposa tal según se dispone en el Libro de Oración Común”.

La revisión reestructuraría el requisito en la primera sección del canon de que el clérigo se rija tanto por “las leyes del Estado” como por “las leyes de esta Iglesia” respecto al matrimonio. La porción reescrita de esa sección requeriría que el clérigo se atuviera a “las leyes del Estado que rigen la creación del estado civil del matrimonio y también a estos cánones concernientes a la solemnización del matrimonio”.

El Canon I.18 contiene la mayoría de las reglas de los Cánones de la Iglesia acerca del clero que oficia en un matrimonio. El Canon I.19 rige la “preservación y disolución del matrimonio, y las segundas nupcias”, y como tal se refiere a “esposo” y “esposa” en su tercera sección. El Libro de Oración Común, que autoriza el Artículo X de la Constitución de la Iglesia, se refiere al matrimonio cristiano en la página 344 como “un pacto solemne y público entre un hombre y una mujer en la presencia de Dios” y utiliza un lenguaje específico de género a través de los ritos para la “Celebración y Bendición de un Matrimonio”, la “Bendición de un Matrimonio Civil” y el “Orden para un Matrimonio”, así como en su sección de “Rúbricas Adicionales”.

El grupo de trabajo dice en su informe que su revisión del Canon I.18 hace que el canon “se concentre en los votos en sí que se hacen en el rito matrimonial del Libro de Oración Común, más que en los fines del matrimonio en general”, los cuales añade que se pronuncian “literalmente en forma de credo”.

Se preserva la discreción del clérigo para rehusar la solemnización de cualquier matrimonio y se extiende para incluir su elección de rehusar ofrecerle la bendición a un matrimonio, dijo el grupo de trabajo.

El informe de 122 páginas, la mayoría de las cuales incluye recursos que el grupo de trabajo creó para el estudio del matrimonio y ensayos sobre varios temas concernientes al matrimonio, se encuentra en inglés aquí y en español aquí.

El grupo de trabajo se creó en respuesta a un llamado de la 77ª. Convención General (a través de la Resolución A050) en julio de 2012, para que un grupo de “teólogos, liturgistas, pastores y educadores identificaran y exploraran las dimensiones bíblicas, teológicas, históricas, litúrgicas y canónicas del matrimonio”.

Esa misma reunión de la Convención autorizó el uso provisional de un rito para bendecir relaciones de personas del mismo sexo. El uso de ese rito, Recursos Litúrgicos I: Te bendeciré y serás una bendición, debe ser revisado por la Convención General en 2015.

Haciendo notar el cambiante panorama social y legal del matrimonio, el Grupo de Trabajo para el Estudio del Matrimonio dice en su informe que “este momento de grandes cambios merece discernimiento y atención continuos de parte de nuestra Iglesia”.

Por consiguiente, el grupo le pedirá a la Convención que tome en consideración la Resolución A037 para que el grupo de trabajo prosiga su tarea en el trienio 2016-2018 como un modo de “explorar aún más esas tendencias y normas contemporáneas” que el grupo actual ha identificado.

Esas tendencias y normas, según dice el informe del grupo, incluyen “a los que eligen permanecer solteros; a personas no casadas que viven relaciones íntimas; a parejas que cohabitan ya sea en preparación para el matrimonio o como una alternativa a éste; a parejas que desean una bendición de la Iglesia, pero no un matrimonio; la paternidad de personas solteras o de parejas no casadas; diferentes formas de familia y hogares, tales como las que incluyen la paternidad [compartida] por parejas del mismo sexo, la adopción y la diversidad racial; y las diferencias de patrones matrimoniales entre grupos étnicos y raciales y entre provincias dentro y fuera de Estados Unidos”.

Mientras realizaba su labor este trienio, “el Grupo de Trabajo llegó a cobrar una aguda conciencia de una creciente realidad contemporánea en la sociedad y en la Iglesia que está redefiniendo lo que muchos entienden por “familia’ u ‘hogar’”, dice el grupo en su informe, añadiendo que “esta cambiante realidad repercute en nuestras congregaciones”.

El matrimonio “como una forma normativa de vida” está siendo cuestionado, sin embargo el grupo dice que no dispuso “del tiempo ni de los recursos para abordar totalmente esta realidad”.

“Más ampliamente, nuestra Iglesia ha hecho muy poco para responder a ella”, dice el grupo de trabajo.

Las dos resoluciones del grupo de trabajo, así como otras resoluciones sobre el matrimonio cuya proposición se espera, quedarán al cuidado de un comité legislativo especial sobre el matrimonio cuando la Convención General se reúna del 25 de junio al 3 de julio en Salt Lake City.

La obispa primada Katharine Jefferts Schori y la Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, dijeron en julio que nombrarían el comité “para garantizar que a la labor del Grupo de Trabajo para el Estudio del Matrimonio y a las resoluciones relacionadas con los contextos rápidamente cambiantes del matrimonio civil en Estados Unidos y en varias otras partes del mundo pueda prestárseles la adecuada consideración”.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.